La música en el aula de bebés

La música tiene una gran importancia en nuestras vidas y, como no podría ser de otra forma, en la de nuestros peques en especial, ya que permite su desarrollo y aprendizaje siendo empleada de forma transversal en toda la educación que les proporcionamos.

 

Escuchando cualquier tipo de melodía ambos lados del cerebro se activan: el hemisferio derecho haciendo que nos imaginemos escenarios y que nuestras emociones varíen según qué escuchemos; y el hemisferio izquierdo que se encargará de ver lo más racional como el ritmo o las notas.

Se ha demostrado científicamente que la música ayuda a calmarnos, a que prestemos más atención o incluso que nos pongamos de mejor humor. La música en forma de terapia tiene muchos beneficios como estimular la comunicación y expresión de los sentimientos, fomentar el desarrollo del cerebro, mejora el estado de ánimo y la coordinación motriz. Sabiendo esto en Novashool BabySunland introducimos de una manera muy activa la música en nuestras aulas.

Cada día realizamos nuestra asamblea y es aquí donde empezamos la labor, entonando diversas canciones para que nuestros peques tengan conocimiento de los hábitos y tareas que realizamos en clase. Como decir los buenos días o qué tiempo hace fuera. Además, no solo es importante la melodía y la letra sino también acompañarla de gestos, bailes e incluso el silencio. Con este último, poco a poco, les inculcamos a nuestros peques la paciencia. Otras veces el silencio es necesario para enfatizar algo que viene a continuación y queremos que presten toda su atención.

También les dejamos que “creen” ellos la música, es decir, con instrumentos. En clase, tenemos diversos instrumentos como las maracas o un pequeño piano. Con estos instrumentos logramos que, aparte de disfrutar, trabajen la psicomotricidad fina o la concentración. O simplemente escuchamos el ruido que hacen las gotas de lluvia en el suelo, los pájaros volando y cantando, el susurro que hacen los árboles cuando hace mucho viento; haciéndoles disfrutar de las cosas más sencillas que nos regala la naturaleza.

Y, por último, y no menos importante, con la música creamos un vínculo entre profesora y alumno muy estrecho. Nosotras les ofrecemos nuestra voz y ellos nos miran atentos y con pasión. Cuando hacemos gestos o bailamos ellos nos intentan imitar y nos acompañan en muchas ocasiones. Con la música les damos una herramienta más para poder comunicarse y expresar lo que sienten en ese momento.

Abrir chat

Este sitio Web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para facilitar la navegación y para recopilar información estadística sobre su navegación. Para continuar tiene que aceptar su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar